Uncategorized

Carta a los cristianos (léase católicos, protestantes, y todo aquel que se diga seguidor o creyente en Jesús)

Empiezo por decir que yo soy católica y que esto que escribo no es un ataque a la religión, ni a la iglesia ni a nuestras creencias, se trata más bien de un intento por hacernos reflexionar a los que como digo en el título, creemos en Jesús.

Hace algunos días vi en redes sociales unas publicaciones extremistas, por decir lo menos, y no, no eran escritas por islamistas ni por terroristas ni por musulmanes, eran escritas por cristianos (no se de que rama de las muchas que hay) pero realmente yo no lo podía creer. Entre las muchas cosas que decían, la que más me impresionó fue que los ataques terroristas que ha sufrido Europa y que han sido hechos por musulmanes eran  una consecuencia de su religión. Sin ser musulmana me senti insultada, tal vez no como cristiana pero si como ser humano. La religión musulmana y aquellos que verdaderamente la siguen (no los desequilibrados mentales que se dedican a asesinar gente diciendo que es en nombre de Dios) son personas buenas, seres humanos como cualquiera,  seres humanos que aman, que sienten rabia, que se equivocan, que tienen sueños y que infortunadamente cada vez están siendo más estigmatizados y de eso, nosotros, los cristianos, tenemos bastante culpa.

Generalmente en  América Latina, cuando se habla de un musulmán, se habla de un concepto, de una idea y no de una persona,  y es casi lógico (ojo, casi!) porque pocas veces en nuestros países tenemos la oportunidad de conocer un musulmán y de darnos cuenta de que no son personas raras, ni locas ni mucho menos malas. Cuando se tiene la oportunidad de salir de esa burbuja en la que vivimos, cuando se le pone una cara a ese concepto, el concepto desaparece y aparece la persona y ya no importa si es cristiano, musulmán, budista, ateo, judío, o cualquier otra cosa porque ya no vemos al concepto sino al amigo.

Y si nos decimos cristianos, y creemos que Dios nos dio libre albedrío y no nos impone que creamos en Él, quiénes somos nosotros para imponerlo en otras personas? Si según La Biblia sólo Dios conoce el corazón del hombre, quiénes somos nosotros para juzgarlos? Por qué algunos cristianos oran por los cristianos perseguidos pero justifican la estigmatización de los musulmanes? Dios nos dijo que hay que amar al prójimo como a ti mismo, no sólo al prójimo que comparta tus creencias. Tal vez si nos dedicáramos a tratar de ser un poco más como Jesús y no a imponerlo ni a juzgar a los otros, la gente lo buscaría más.

Maduremos un poquito y aprendamos a respetar.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s